8.7.11

"The Soul of the Man under Socialism", de Oscar Wilde

Hace un par de días encontré un ensayo de Oscar Wilde en la Fnac recién publicado: "The Soul of the Man under Socialism", publicado originalmente en 1891, traducido en esta edición como "La importancia de ser socialista". La traducción del título de Rey Lear hace referencia a otros dos libros ya publicados: "La importancia de no hacer nada" y "La importancia de discutirlo todo", que conforman la primera y la segunda parte respectivamente del ensayo "El crítico como artista". Me gustaría recomendar ambos libros así que he pensado que lo mejor es poner un pequeño e intenso fragmento que expone claramente el tono y la fuerza del texto en su conjunto. El pasaje que he elegido está publicado en el blog del traductor, Óscar Palmer.


«Al público le desagrada la novedad porque le tiene miedo. Representa para él una forma de Individualismo, una aseveración por parte del artista de que es él mismo quien elige su tema, y lo trata según su antojo. Y al público no le falta razón en su actitud. El Arte es Individualismo, y el Individualismo es una fuerza perturbadora y desintegradora. En ello reside su inmenso valor. Pues lo que busca perturbar es la monotonía del tipo, la esclavitud de la costumbre, la tiranía del hábito y la reducción del hombre al nivel de una máquina. En el Arte, el público acepta lo que ya ha sido porque no puede alterarlo, no porque lo aprecie. Engulle los clásicos de una sentada y nunca los saborea. Los tolera como inevitables y, al no poder mutilarlos, opina vacuamente sobre ellos. Curiosamente —o no tan curiosamente, dependiendo del punto de vista de cada uno—, esta aceptación de los clásicos causa un gran prejuicio. [...] Lo cierto es que el público hace uso de los clásicos de un país como herramienta para comprobar los progresos del Arte. Degrada a los clásicos a la categoría de autoridades. Los usa como cachiporras para impedir la libre expresión de la Belleza en nuevas formas. Siempre le está preguntando al escritor por qué no escribe como otro, o al pintor por qué no pinta como otro, completamente ignorante del hecho de que si cualquiera de los dos hiciera algo similar dejarían de ser artistas. Los nuevos modos de Belleza le resultan completamente de mal gusto, y cada vez que aparece uno se muestra tan airado y desconcertado que siempre usa dos expresiones estúpidas: una, que la obra de arte es groseramente ininteligible; la otra, que la obra de arte es groseramente inmoral. A mí me parece que lo que quiere decir el público con estas expresiones es lo siguiente. Cuando dice que una obra es groseramente ininteligible, quiere decir que el artista ha dicho o creado algo nuevo; cuando describe una obra como groseramente inmoral, quiere decir que el artista ha dicho o creado algo bello que además es cierto».
Más información sobre La importancia de ser socialista en la página web de Rey Lear Editores.

6.7.11

¿Por qué no echan ya a Karl Lagerfeld?






Anoche vi los diseños de Karl Lagerfeld para Chanel. No me gustaron. Nada. ¿Por qué Chanel tiene éxito? ¿Por qué no echan ya a Karl Lagerfeld? ¿Por qué? Cada vez que veo una de sus colecciones me pregunto lo mismo... No me entra en la cabeza que a alguien le parezca favorecedor uno de los vestidos silueta de recortables de Karl. No es fino, no es elegante, no parece cómodo... es una mamarrachada. Además... ¿alguien me explica el mérito de Lagerfeld en la Moda? Su trabajo propio siempre ha estado en un lugar secundario, no es digno de suceder a Coco Chanel, no hace sombra a Yves Saint Laurent, es un señor que presenta las mismas ideas -ajenas, por cierto- cada vez peor. Su puesto en una casa como Chanel debería estar en manos de un genio que aprovechara los recursos que se puede permitir esta casa, o, al menos, en alguien con  talento suficiente. Si hacemos memoria, seguramente veamos entre los grandes a los ya mencionados Chanel, Yves Saint Laurent, probablemente también Balenciaga, Dior... y puede que más recientemente John Galliano o Alexander McQueen, etc. ¿Dónde queda Karl Lagerfeld? En ningún sitio... luego... ¿por qué lleva años y años en ese puesto? A ver si hace algo digno ya y se retira.

Edward Steichen Vs. Tim Walker

Imagen izquierda: Edward Steichen, 1926
Imagen derecha: Tim Walker , February 2009. Editorial 'Fairy Tale' (Vogue Italia)

1.7.11

¿Y la letra cursiva para qué?

Leer revistas de moda me indigna, sobretodo por tres puntos, que son los más llamativos: las erratas, las faltas de ortografía (también sintácticas) y, lo más irritante, la letra cursiva ¿por qué? o, mejor dicho, ¿para qué? No entiendo el motivo de dejar términos ingleses - o franceses o italianos - en cursiva habiendo palabras españolas para designar - a veces incluso con más precisión - los mismos conceptos. No es ésta una cuestión de nacionalismo lingüístico ni nada por el estilo, eso lo quiero dejar claro, sino del empleo abusivo de este recurso que hace que leer un artículo - sobre todo en alto - resulte una mezcla de spanglish absurda. Por ejemplo, ¿Por qué llamar naïf a lo 'ingenuo'? Porque es un término que ya se ha incorporado perfectamente a la lengua y tiene unos matices que a lo mejor se pierden si se utiliza 'ingenuo', perfecto. Ahora, ¿por qué llamar blazer a la chaqueta americana? Entiendo - rebuscadamente - que alguien prefiera emplear una palabra a dos o que suene bien, freco, renovador... El problema llega cuando esto se convierte en lo que llamo absurdo: la revistas están tendiendo a llamar lipstick al pintalabios ("Cómo combinar una laca de uñas y un lipstick"). Los productos de belleza se llaman items, sí en español existen los 'ítems', pero ellos lo ponen en inglés ("cremos que ambos items de belleza juegan un papel fundamental a la hora de reinventar un look"). 'Look' es otra de esas palabras que ya están incorporadas al lenguaje común, por eso, otra de las palabras que emplean es 'outfit'. Ahora, con la inspiración en los años '70 se está viendo mucho también el término 'color block' o bloques de color. Y bueno... hay una larga lista de ejemplos:

celebs, beauty, paty, hit, higlight,  lookbook, shopping, shooting, living, camel, 'it' (aplicado a 'it girl', por ejemplo), eco (para una 'eco girl', también), etc.

En resumen, hay un exceso en el empleo de estos términos. No sé si los ponen por motivos como que el inglés, siendo la lengua más utilizada en el medio de la moda, les sale de manera natural a la hora de escribir o qué. Ahora, antes de poner esta mezcla absurda y cutre... o que seleccionen o que traduzcan, ya sea en inglés o en español. ¿Se imaginan a las jefazas - en las que recae la responsabilidad final - de Vogue hablando en perfecto inglés y capaces de hacer la publicación íntegramete en inglés si tan siquiera se dan cuenta de las frases que están mal escritas en su propia lengua? Yo no sé qué imagen quieren proyectar, pero la actual, cuando menos, da risa.